Después y durante nuestro proceso personal introspectivo de autoperfeccionamiento, los masones tenemos  que volcarnos hacia la sociedad para verter en ella nuestros conceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Nuestra Fraternidad se manifiesta tanto en la ayuda y socorro de nuestro Hermanos en momentos de desgracia, como en la de todos los semejantes, en la medida de nuestras posibilidades.

En el proceso de Iniciación se nos comunica por medio de nuestros Antiguos Deberes y Landmarks, que un Masón tiene la obligación de atender prioritariamente a su familia, y solo cuando las necesidades de su familia estén atendidas, deberá aportar, en la medida de lo que pueda, a los Hermanos y semejantes que precisen socorro.

La donación es libre y discreta depositando la aportación en el Saco de Beneficencia en nuestras reuniones.

Pero hay otro tipo de aportación que se realiza colaborando en eventos de muy distinto tipo cuyos fondos se aplican en diversos proyectos solidarios.

Cada Logia tiene un proyecto anual de Beneficencia, y suele colaborar con otras Logias en sus proyectos particulares.

Se organizan Fiestas, Cenas, Mercadillos, Rifas y otros muchos eventos para recaudar fondos y dedicarlos a Beneficencia.

Tratamos de realizar nuestras colaboraciones según nuestro lema; con “Sabiduría, Fuerza y Belleza”.

El Hermano Hospitalario de la Logia.